¿QUÉ HACER?

Si me pasa a mí...

Es hora de dar el primer paso y animarse a romper con lo que hace daño.

Compartir la situación que estás atravesando con alguien cercano y no aislarse, ayudará a entender más claramente lo que sentís. Hablá sobre lo que te pasa, expresá tus dudas con tu amig@, familiar o docente de más confianza.

Si es necesario, pueden buscar junt@s asesoramiento profesional en un organismo estatal o de la sociedad civil. Hay muchos lugares a donde buscar ayuda.

La violencia en el noviazgo muchas veces no se ve a simple vista. Para detectar y prevenir situaciones de riesgo tiempo es importante atender a las primeras señales. Es difícil percibir si estás en un vínculo violento, por lo general se piensa que el maltrato es pasajero porque después ves que es agradable la forma en que te trata. Lo que pasa es que la violencia en la pareja no se da de repente y en una sola ocasión, sino que es producto de un proceso que se conoce como el ciclo de la violencia.

Terminar con una relación violenta a veces genera sentimientos de culpa, pero hay que saber que la única persona responsable es la que ejerce la violencia, la dominación y/o el control abusivo. Otras veces, es el miedo lo que impide que se tome la decisión de cortar una relación basada en la violencia. El miedo a quedarse sol@, a cómo reaccionará la otra persona tras la ruptura, o a no cumplir con las expectativas sociales no debe ser una barrera para vivir una vida libre de violencia. Animarse a contárselo a alguien de confianza (amig@, familiar, etc.) te dará el apoyo y la fuerza necesarios para hacerlo.

En función de la gravedad, de como te sientas, buscar ayuda profesional es fundamental. En la solapa “Donde buscar ayuda” encontrarás los servicios gratuitos disponibles en la Ciudad de Buenos Aires. Tené a mano los números telefónicos a los cuales recurrir en situación de crisis o emergencia. La violencia es un delito que puede ser denunciado, investigado y castigado.

Si le pasa a mi amig@

La familia y l@s amig@s juegan un papel decisivo tanto en la prevención de la violencia, como para apoyar a esa persona que se encuentra en una situación de violencia. La violencia en las relaciones de pareja es un proceso gradual, aumenta su potencial dañino con el transcurso del tiempo. Ante los primeros indicios, es clave ayudar a esa amig@, compañer@, hij@, alumn@ si pensamos que puede estar viviendo una situación de violencia.

Existen algunos indicadores que podemos tener en cuenta para saber si algo nocivo le está sucediendo:

cambia bruscamente su comportamiento,

se muestra más irritable,

se aisla de sus amistades,

su pareja hace comentarios sobre la ropa que lleva de manera despectiva,

comenta que va a cerrar o cambiar su perfil de una red social porque su novi@ l@ controla,

recibe mensajes permanentes de su pareja preguntando dónde y con quién está...

Estos indicadores no son universales, ni válidos para identificar todas las situaciones de violencia, pero sí suponen señales de alerta.

Es muy importante apoyar y acompañar a quien sufre una situación de violencia, ya que antes de terminar una relación violenta pueden surgir sentimientos de culpabilidad, miedo e incapacidad para dar el primer paso.

Si decide contarnos lo que le pasa, seguramente pasó mucho tiempo hasta que pudo decírselo a alguien, así que lo mejor es escucharla y no pedirle detalles morbosos ya que puede sentir vergüenza e humillación. Lo más importante es creer en lo que nos dice. Hay que tener en cuenta que las personas que ejercen violencia suelen presentar las características del “camaleón”: actúan de una forma cuando están con su pareja, pero cuando está con otros, cambian y construyen otra imagen para que nadie sospeche.

La violencia en un noviazgo no es algo privado de la pareja en lo que los demás no tienen que meterse, si hay violencia, se debe actuar.

Una forma de ayudar es acercarle los datos o acompañar a tu amig@ a los lugares de asesoramiento y atención profesional especializados.En la solapa “Donde buscar ayuda” se puede acceder a los diferentes servicios gratuitos disponibles en la ciudad de Buenos Aires.

Ayudar a esa persona para que vea la realidad y apoyarla durante el proceso de ruptura con el círculo de la violencia es clave para superar y reestructurar su vida psicológica, emocional y social tras las consecuencias sufridas por el maltrato.

¿Dónde buscar ayuda?
  • Programa Noviazgos Violentos.

    Dirección de la Mujer. Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires

    http://www.buenosaires.gob.ar/areas/des_social/mujer/programa_noviazgos_violentos.php?menu_id=32699

    noviazgossinviolencia@buenosaires.gob.ar

    Programa dirigido a jóvenes de 14 a 21 años, residentes en la Ciudad, que estén o hayan atravesado situaciones de violencia física, emocional o sexual en sus parejas. Y a los padres y familiares de los adolescentes.

  • Línea gratuita 0800-666-8537

    Dirección de la Mujer. Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires

    http://www.buenosaires.gob.ar/areas/des_social/mujer/lineaayuda.php

    Todos los días, las 24 hs.

    Tiene como objetivo general brindar información, orientar, contener, asesorar en aquellas temáticas relacionadas con la violencia doméstica, el maltrato y abuso infanto-juvenil, los derechos de la salud, y delitos contra la integridad sexual de la mujer interviniendo en situaciones de emergencia y derivando a centros de asistencia.

  • Línea gratuita 144.

    Consejo Nacional de las Mujeres

    http://www.cnm.gov.ar

    Destinada a dar contención, información y asesoramiento sobre los recursos existentes en materia de prevención de la violencia contra las mujeres y asistencia a quienes la padecen, en todo el territorio nacional.

  • Línea gratuita 137

    Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación

    http://www.jus.gob.ar/atencion-al-ciudadano/atencion-a-las-victimas/violencia-familiar.aspx

    Atención a víctimas de abuso sexual o violencia familiar, 24 horas al día, los 365 días del año, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.